BERTHOUD - Mantenimiento del pulverizador

Mantenimiento del pulverizador Mantenimiento del pulverizador La hibernación que realiza cada año no es suficiente para asegurar un funcionamiento óptimo del pulverizador: el mantenimiento diario del pulverizador es indispensable para conseguir ajustes precisos y una distribución homogénea de pulverización, evitar riesgos de obstrucción y de aver&iacut

titre de la fenêtre 

Mantenimiento del pulverizador

 

 

La hibernación que realiza cada año no es suficiente para asegurar un funcionamiento óptimo del pulverizador: el mantenimiento diario del pulverizador es indispensable para conseguir ajustes precisos y una distribución homogénea de pulverización, evitar riesgos de obstrucción y de avería y aumentar la vida útil del material.

Consejos de BERTHOUD

 

Antes de utilizar el pulverizador

Asegúrese de que los parámetros del pulverizador se corresponden con el producto que se va a aplicar.

Defina la cantidad de caldo estrictamente necesaria para la zona que se va a tratar para evitar los «fondos de depósito».  Ello requiere un perfecto dominio del caudal del aparato, el conocimiento preciso de las superficies de las parcelas y una buena planificación de las pasadas del pulverizador.

 

Al terminar la jornada

Nunca deje caldo dentro del aparato

Algunos productos se acumulan en el fondo del depósito y pueden obstruir los conductos, los filtros y las boquillas. Por tanto, ajuste la cantidad de caldo preparado en función de las superficies que se van a tratar para evitar los fondos de depósito.

Limpiar el pulverizador

Utilice un equipo de protección individual, en particular gafas y guantes.

Enjuague el pulverizador por dentro y por fuera igual que el tractor.

Vacíe bien la cuba del pulverizador para impedir la acumulación de restos y reducir los riesgos de obstrucción: en ausencia de agitación, algunos productos se depositan en el fondo de la cuba y pueden obstruir los filtros y las boquillas.Esta limpieza también es necesaria durante una misma jornada entre dos aplicaciones de productos diferentes para evitar causar daños considerables a cultivos sensibles en pulverizaciones posteriores.

Compruebe los conductos: revise todos los conductos, los conectores, sustituya las piezas deterioradas o gastadas (boquillas, sistemas antigoteo, etc.).

Limpie las boquillas y filtros:limpie y enjuague las boquillas o filtros sucios con un cepillo y agua. No sople nunca en una boquilla. No se deben desatascar las boquillas con la punta de un cuchillo o con alambre.

 

Precauciones en caso de heladas

Proceda a un enjuague completo de todo el circuito:

  • vacíe la cuba;
  • enjuague con agua limpia;
  • añada suficiente producto anticongelante en la cuba para protegerla de las heladas;
  • haga funcionar la o las bombas al ralentí;
  • mueva todas las válvulas con el fin de proteger la bomba, la regulación, los filtros y los conductos;
  • abra la pulverización para que el anticongelante llegue a la rampa;
  • cuando el anticongelante llegue a las boquillas, interrumpa la pulverización y desembrague la toma de fuerza.