BERTHOUD - Revisión del pulverizador

Revisión del pulverizador Revisión del pulverizador Obligatoria desde el 1 de enero de 2009, la revisión del pulverizador debe realizarse a petición del propietario en un centro de inspección homologado (en Francia, GIP Pulvé). Afecta a todos los pulverizadores nuevos o de ocasión de más de 5 años destinados a la aplicación de productos fitosanitarios en forma líquida. Esta revisión solo er

titre de la fenêtre 

Revisión del pulverizador

 

 

Obligatoria desde el 1 de enero de 2009, la revisión del pulverizador debe realizarse a petición del propietario en un centro de inspección homologado (en Francia, GIP Pulvé). Afecta a todos los pulverizadores nuevos o de ocasión de más de 5 años destinados a la aplicación de productos fitosanitarios en forma líquida. Esta revisión solo era aplicable a los equipos con rampa de más de 3 m y a los equipos para tratar árboles o arbustos (incluidas las viñas). Así, un determinado número de equipos estaban exentos de la revisión obligatoria. Ahora, la nueva normativa es aplicable a todos los equipos.

 

La revisión de un pulverizador es una operación completa que agrupa inspecciones visuales, pruebas de funcionamiento y medidas que permiten diagnosticar el estado general del material, la capacidad para aplicar la cantidad de producto deseada y la capacidad para aplicar los productos correctamente. La revisión es un verdadero parte de salud del pulverizador y es un momento importante para evaluar el estado real de la máquina.

Descubra las distintas etapas:

Identificación

Cada equipo, es su primera revisión, se identifica y se marca con una placa o una pegatina. El n° de identificación se compone del n° nacional de autorización del centro de inspección y de un n° de orden. También se registran el tipo de equipamiento, la identidad del propietario, la identidad del organismo de inspección y del inspector y la fecha del control.

 

Examen preliminar

Este examen permite al inspector asegurarse de que puede revisar el equipo con total seguridad. Se revisan principalmente los dos puntos siguientes: estado del material (limpieza y funcionalidad) y elementos de seguridad (transmisiones hidráulicas y mecánicas). En caso de fallo, el inspector puede rechazar revisar el equipo.

 

Examen del estado general

Este examen visual incluye los siguientes puntos: elementos de la estructura (chasis, enganche, etc.), bombas, cubas, fugas de caldo, neumáticos, elementos de seguridad vial y accesorios.

 

Examen de los puntos de control

Control de la bomba, cuba, mangueras y canalización, filtros, campana de aire, antigoteo, boquillas, manómetro, desgaste de los neumáticos, rampas y equipo de soplado. El examen del manómetro y de las boquillas es sistemático porque a menudo son los causantes de los principales problemas de funcionamiento.

Medidas: cierre general y parcial de la pulverización, dispositivo de regulación de la presión, indicador de presión, indicadores utilizados para la regulación, presión aplicada en las boquillas, información sobre la velocidad.

 

Boletín de inspección

Tras el control, el inspector redacta un boletín donde hace constar los fallos detectados resultantes de las mediciones efectuadas y la conclusión del control.

 

 

 

Pegatina

Si el pulverizador está en buen estado, el inspector pega en el equipo una pegatina que indica el año y el mes del siguiente control. En caso contrario, puede exigirse una segunda revisión total o parcial.

 

 

 

 

 

 

 

Para más información también puede consultar la web francesa GIP pulvé.